YO FUI UN BULLY

Esta parte de mi vida es difícil de contar, no porque no la recuerde vívidamente, sino porque en cierta forma me avergüenza haber sido así durante muchos años, haber humillado y pisoteado personas sin razón aparente; haber hecho a esa gente sentirse mal consigo mismo y todo por intentar ocultar mis propias inseguridades.

Sí, yo fui un BULLY en toda la extensión de la palabra, el que se creía mejor que los demás, el que era el “más inteligente”, el que parecía no tener sentido de la compasión y el amor, el manipulador, el abusivo y el mandón; además mi cuerpo me favorecía, pues siempre he sido grande, alto y porque no aceptarlo, un poco gordo, por lo que pocos se atrevieron durante mi infancia y adolescencia a retarme.

Pero… ¿Cuándo comencé a ser así?

Mi familia ha pasado por momentos muy difíciles, el primero del que yo tengo memoria fue justo al comenzar la secundaria, mi padre se quedó sin empleo y derivado de esto no pudieron seguir pagando una de las escuelas más caras y tuvimos (mis hermanas y yo) que cambiarnos a otra.

Gracias al clasismo que reina en México, yo sentía que no pertenecía a esa nueva escuela, una escuela más barata y en la que yo consideraba, de manera prejuiciosa, que no asistía gente de mi “clase”. Ahí empezó todo. Yo no quería que me consideraran su igual, si “yo era mejor”, tenía una “mejor educación” y alguna vez “tuve más dinero”.

Mi máxima diversión por seis años fue, junto con mi grupo de amigos, hacerle la vida imposible a muchas personas (compañeros de la escuela, de equipo, maestros… en resumen, a quien se cruzara por nuestro camino), humillándolas, poniéndoles apodos, sobrenombres, mofándonos de su situación e inseguridades.

Esto, sumado a comenzar a descubrir mi sexualidad, a intentar ocultar y reprimir mi homosexualidad, fue una bomba explosiva.

Afortunadamente puedo decir que he cambiado. Sí, la gente puede cambiar, pero esto no es gratis. Fue muy difícil y doloroso el proceso para darme cuenta y luego aceptar cuanto mal había hecho, tuvieron que pasar muchas cosas en mi vida para que esto sucediera.

En general hubo 6 que hicieron que cambiara mi forma de ver la vida y por lo tanto mi forma de tratar a las personas:

1)      Segundas oportunidades – Muchas de las personas que habían sido víctimas de mi bullying, decidieron darme una segunda oportunidad, sin habérselas pedido, creo que esto es el regalo más grande que me dieron, pues esto me ayudó a comprender cuán importante es no prejuzgar a las personas en base a su cuerpo, el color de su piel, la forma de hablar, de vestir o de comer. No fue una persona, ni dos, ni tres, fueron muchas más, y le doy gracias a cada una de ellas, ya que después de haberme portado de la peor manera, me tendieron la mano y me dieron una oportunidad más, que terminó por abrirme los ojos y concientizarme que lo que había hecho por tantos años no había sido correcto y que si seguía así nunca llegaría a nada, y mucho menos, llegaría a ser feliz.

2)      Beca Universitaria – al sentirme superior y más inteligente que mis nuevos compañeros de escuela, consideré que tenía que estar en los primeros lugares de la clase, y de paso poderme ganar una beca de excelencia para estudiar en una buena universidad. Después de 6 años y de tener un promedio de 9.8 / 10 la directora de la escuela tomó la decisión de no otorgarme una de esas becas por las que tanto había luchado, y no porque no me la mereciera académicamente, sino porque me consideraban una persona “manipuladora hacia el mal” “retadora” “que disfrutaba burlarse de los demás” y “hacerlos quedar mal”. Esto fue un durísimo golpe para mí, pues me había matado por 6 años en el intento de conseguir una de estas becas y de ninguna otra forma podría acceder a una educación universitaria de calidad. (Al final entré a un concurso universitario para estudiar derecho y me gané una beca mejor a la que me hubieran otorgado)

3)      Estudios en Derecho – El convertir mi principal “hobbie” en mi profesión me hizo cambiar radicalmente, pues cuando decidí que pelear, retar y amenazar por la libre (es decir sin repercusiones y cuando yo quería) no me llevaba a ningún lado, decidí hacerme abogado y hacerlo ahora de manera profesional y siguiendo las reglas, haciendo de algo negativo, algo positivo. Luchando ahora por ayudar a la gente y no de una manera egoísta.

4)      Darme cuenta que las personas no valen lo que su cartera contiene – Como lo mencioné anteriormente, tuve el privilegio de estudiar en una de las universidades más caras del país de manera gratuita (con una beca que costaba mucho trabajo mantener laborando medio tiempo), un lugar en donde “Gossip Girl” y sus chismes se quedarían cortos, en dónde te hacen creer que si no tienes dinero no eres nadie ni tienes amigos. Dentro de esa selva, logré encontrar gente que era aún más bully que yo, gente que hacía hasta lo más bajo por entrar a los cerrados círculos sociales preexisetentes, que ingeniaba hasta las cosas más estúpidas por hacer creer a los demás que pertenecía “a su misma clase social”, sin embargo, también logré encontrar gente, de otras clases sociales, alturas, colores y sabores, que me enseñó que las personas no valían en medida del tamaño de su cuenta bancaria, sino en medida de su corazón y cerebro.

5)      Aceptar mi homosexualidad – creo que no hay más que decir, esto tiene un efecto liberador y más cuando lo haces cuando has encontrado el amor.

6)      Caer hasta el fondo – sí, yo caí hasta el fondo, hubo días en donde no pude ir a la escuela porque no tenía dinero para gasolina, días en donde no tenía que comer, días en los que no sabía si mi familia seguiría unida, días en los que lloré, en los que grité, en los que no sabía que más hacer, pero sobre todo, días en los que el que era víctima de bullying era yo. Afortunadamente siempre tuve gente que me ayudó a ver la luz en la oscuridad, gente que me tendió la mano sin esperar nada a cambio, gente que me saco una sonrisa, gente que me enseñó a pensar positivo.

En retrospectiva, todo en esta vida trae cosas buenas y malas, el chiste o la solución, es siempre tomar el camino que lleva al bien, a la satisfacción personal y que en última instancia, te llevará a la felicidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s